Edición XV Mayo - Agosto 2020


Investigación

Seguimiento de los valores de creatinina sérica en usuarios de dos laboratorios clínicos de la CCSS que presentaron valores alterados de microalbuminuria
Follow-up of serum creatinine analysis in users of two clinical laboratories of CCSS that presented altered values of microalbuminuria


Seguimiento de los valores de creatinina sérica en usuarios de dos laboratorios clínicos de la CCSS


Dr. Bryan Díaz Badilla
Microbiólogo.
Laboratorio clínico Área de Salud Moravia, Caja Costarricense de Seguro Social
10105 San José, Costa Rica.
Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa Rica.
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dr. Luis Ramírez Fallas
Microbiólogo.
Laboratorio clínico Hospital México, Caja Costarricense de Seguro Social
10107 San José, Costa Rica.
Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa Rica.
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dra. Natalie Dennis Rodolfo
Microbióloga. Laboratorio clínico Área de Salud Moravia, Caja Costarricense de Seguro Social
10105 San José, Costa Rica.
Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa Rica.
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dr. Xavier Araya Pizarro
Microbiólogo.
Laboratorio clínico Área de Salud La Cruz, Caja Costarricense de Seguro Social
51010 San José, Costa Rica.
Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dr. Rodrigo Quesada Cordero
Microbiólogo.
Laboratorio clínico Hospital San Juan de Dios, Caja Costarricense de Seguro Social
10102 San José, Costa Rica.
Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa Rica.
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dr. Leslie Carazo Chanto
Microbiólogo.
Laboratorio clínico Área de Salud Coronado, Caja Costarricense de Seguro Social
10101 San José, Costa Rica.
Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa Rica
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dra. Yendry Chaves Madrigal
Microbiólogo.
Laboratorio clínico Área de Salud Coronado, Caja Costarricense de Seguro Social
10101 San José, Costa Rica.
Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Costa Rica.
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Díaz-Badilla B; Ramírez-Fallas L; Dennis-Rodolfo N; Araya-Pizarro X; Quesada-Cordero R. Seguimiento de los valores de creatinina sérica en usuarios de dos laboratorios clínicos de la CCSS que presentaron valores alterados de microalbuminuria. Crónicas Científicas. Vol. 15. No. 15. Pág. 60-69. ISSN:2215-5171

Fecha de recepción: 27-01-2020
Fecha de aceptación: 20-03-2020


Resumen

Este artículo tiene como objetivo determinar la incidencia de daño renal evidenciado por el análisis de creatinina sérica, del año 2016 al 2018, en los usuarios de los laboratorios del Área de Salud Coronado y Área de Salud Moravia de la Caja Costarricense de Seguro Social, con análisis de microalbuminuria de 24 horas alterado en el año 2015. Se caracteriza por ser un estudio longitudinal descriptivo a partir del seguimiento de resultados analíticos-clínicos obtenidos del sistema de información Labcore de usuarios de los laboratorios mencionados en los años del 2015 al 2018.

En la población que cumplió con los criterios de selección, se obtuvo una incidencia de 9,3 % de daño renal evidenciada por el laboratorio. La prevalencia según el sexo evidenció mayor porcentaje en hombres que en mujeres. La edad promedio de progresión a daño renal fue de 67,80 años; y el tiempo promedio de evolución a daño renal evidenciado por pruebas analíticas fue 2,27 años. La determinación de microalbuminuria de 24 horas es un marcador predictivo y precoz de daño renal, pero debe complementarse con otras determinaciones como la relación albuminuria/ creatinuria. La población adulta mayor suele ser la más afectada con ligera predilección por sexo masculino.


Palabras claves

Enfermedades renales, albuminuria, creatinina, diagnóstico precoz.

Abstract

This article aims to determinate the incidence of renal failure evidenced by serum creatinine analysis, from 2016 to 2018 in the users with 24-hour microalbuminuria analysis altered in 2015 of La Caja Costarricense de Seguro Social Coronado Health Area and Moravia Health Area laboratories. It is characterized by being a descriptive longitudinal study based on the clinical- analytical results follow up obtained from the Labcore information system of users of the laboratories mentioned in the years 2015 to 2018.

In the population that met the criteria of selection, an incidence of 9,3 % of kidney damage evidenced by laboratory was obtained. The prevalence according to sex showed a higher percentage in men than women. It was noted that the average age of progression to renal damage was 67, 80 years; and the average time of evolution to renal failure evidenced by analytical tests was 2, 27 years.

The determination of 24-hour microalbuminuria is a predictive and early marker for renal failure, but it must be complemented with other determinations such as the albuminuria/ creatinuria ratio. The elderly population is usually the most affected with a slightly predilection in the male sex.


Keywords

Renal diseases, albuminuria, creatinine, early diagnosis.


Introducción

La enfermedad renal crónica (ERC) es un problema de salud mundial. Existen aproximadamente seiscientos millones de personas afectadas. Los datos internacionales de prevalencia e incidencia han mostrado un aumento de entre 10% y 20 % (Martínez-Martín et al., 2013). El aumento en la prevalencia se debe a factores como estilo de vida no saludable, uso de fármacos nefrotóxicos, historia familiar de ERC, edad avanzada, diabetes, hipertensión arterial, infecciones urinarias a repetición, enfermedades autoinmunes y sistémicas (Marín et al., 2006). Los grupos diagnosticados en etapas tardías corresponden, en su mayoría, a hombres, en una proporción 4:1. Los casos en el sexo masculino, se presentan principalmente entre la tercera y cuarta década de vida. No obstante, en pacientes de sexo femenino no se encuentra establecido un patrón de edad (Rivera-Chavarría, 2016).

En España y Estados Unidos, del 10 % al 15 % de la población padece ERC en alguna de sus etapas, lo cual genera elevados costos anuales para el abordaje de los grupos afectados (Martínez- Martín et al., 2013). Estudios en otros países y regiones como Egipto, lndia, Pakistán, Sri Lanka, Tailandia, Vietnam, Túnez, Nigeria, Los Balcanes, Brasil, Canadá y Mesoamérica han reportado un aumento en la incidencia y prevalencia de esta enfermedad no asociada a diabetes mellitus o enfermedades cardiovasculares (Rivera-Chavarría, 2016). En la región mesoamericana, se ha descrito un aumento de ERC no asociado a los principales factores típicos de riesgo; además, se define a los trabajadores del cultivo de la caña de azúcar como el grupo con mayor predisposición a presentar ERC (Wesseling et al., 2013; Go et al., 2004).

Una de cada diez personas padece de ERC, la cual cursa asintomática e inadvertidamente a etapas de evolución más tardías y complicadas, por lo que es vital su prevención y detección en etapas tempranas (Rivera-Chavarría, 2016). La identificación de marcadores biológicos en etapas tempranas de esta enfermedad es de suma importancia para disminuir la morbilidad cardiovascular y renal (Viazzi et al, 2010). Los marcadores biológicos de diagnóstico precoz se han descrito principalmente para detectar nefropatía diabética en la etapa temprana, con el fin de retardar la pérdida de la función renal y reducir los resultados adversos (Fiseha, 2015). La detección de una pequeña cantidad de albúmina en la orina, llamada microalbuminuria (mAlb), ha sido descrita como el marcador más temprano para el desarrollo de nefropatía diabética (Fiseha, 2015). Sin embargo, se ha descrito la mAlb como un predictor independiente de complicaciones renales y cardiovasculares en pacientes sin diabetes y con hipertensión primaria (Viazzi et al, 2010). En fases aún reversibles de daño renal, se ha demostrado la relación existente entre diabetes mellitus, hipertensión arterial y la presencia de mAlb en una fase reversible de daño renal (Gutiérrez-Rodríguez, 2010). Algunos estudios de cohorte han evidenciado el valor predictivo renal de la mAlb en pacientes cuidadosamente monitoreados durante un seguimiento de cinco años, tanto en grupos de riesgo con diabetes mellitus o riesgo cardiovascular (Mogensen, 2003; Mann et al., 2003) como en la población general sin complicaciones (Van der Velde et al., 2009; Verhave et al., 2004).

El objetivo de la presente investigación es determinar la incidencia de daño renal evidenciado por análisis de creatinina sérica, del año 2016 al 2018, en los usuarios de los laboratorios del Área de Salud Coronado y Área de Salud Moravia de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), con análisis de mAlb 24 horas alterado en el año 2015, así como determinar el valor predictivo de la mAlb de 24 horas.


Material y métodos

El presente estudio es longitudinal descriptivo y se encuentra conformado por resultados de análisis de los laboratorios del Área de Salud Coronado y Área de Salud Moravia de la CCSS desde el año 2015 hasta el 2018.


Plan de análisis

Se efectuó una búsqueda exploratoria en las bases de datos del sistema Labcore de los laboratorios del Área de Salud Coronado y Área de Salud Moravia, de las cuales se sustrajo información de resultados de análisis de mAlb de 24 horas y creatinina sérica. Además, se realizó una revisión bibliográfica para establecer como punto de corte normal los siguientes valores: mAlb de 24 horas >30 mg/24horas (Kratz et al., 2004; Tagle, González y Acevedo, 2012; Hernández-Rodríguez, Rodríguez-Constantín y Rodríguez-Beyris, 2011) y valores de creatinina sérica mayores a >1,5 mg/dl (Lin et al., 2015; Song et al., 2013; Díaz et al., 2010).

Se contabilizó el total de usuarios con valores del marcador precoz de daño renal mAlb de 24 horas alterado en el año 2015. Asimismo, se analizaron los resultados de creatinina sérica obtenidos entre el 2016 y el 2018, con el fin de identificar valores superiores a 1,5 mg/dl y, así, estimar el tiempo de aparición e incidencia de daño renal evidenciado en el laboratorio de la población seleccionada desde la obtención del resultado, indicador de diagnóstico temprano. Por su parte, se realizaron gráficos y tablas para mejor compresión de los datos, los cuales se contrastaron con el estudio de variables como sexo, edad de detección precoz y tiempo de aparición de daño renal evidenciados en el laboratorio.


Criterios de inclusión y exclusión

Se efectuó el seguimiento de resultados de los análisis de creatinina sérica únicamente de los usuarios mayores de 18 años que mostraron resultados de análisis con valores de mAlb en una orina de 24 horas; estos valores se presentaron alterados y análisis de creatinina sérica menor o igual al punto de corte. Además, para el seguimiento de la creatinina sérica, el grupo seleccionado debía presentar resultados en los años 2016, 2017 o 2018.

Se excluyeron del análisis y seguimiento los siguientes datos de análisis: usuarios que presentaron valores superiores al punto de corte de creatinina sérica en menos de un año posterior al resultado alterado de mAlb y usuarios sin resultados de creatinina sérica en el 2016, 2017 o 2018.


Resultados

En el 2015, los datos de 1246 usuarios cumplieron con los criterios de inclusión establecidos. En el grupo incluido, 116 usuarios presentaron algún resultado de creatinina sérica alterado del 2016 al 2018. Se obtuvo una incidencia de daño renal, evidenciado en el laboratorio del 9,3 %, en la población con determinación de mAlb para detección precoz alterado (figura 1).

Figura 01. Distribución de usuarios según progresión a daño renal evidenciado por determinación de creatinina sérica

  • 9%: Progresión a daño renal
  • 91%: Pacientes sin progresión

Fuente: Elaboración propia con datos de las bases del sistema Labcore. (Labcore Área de Salud Coronado, 2019).

Dentro del grupo que presentó evidencia de daño renal demostrado por el laboratorio del 2016 al 2018 (N= 116), se obtuvo como edad promedio 67,80 (DE= 11,53); la mayor cantidad de población se halló entre los 61 y 70 años (N= 37) (tabla 1).

Tabla 01. Datos obtenidos de población con progresión a daño renal evidenciado por creatinina sérica según sexo

Fuente: Elaboración propia con datos de las bases del sistema Labcore. (Labcore Área de Salud Coronado, 2019)

Tanto el grupo de sexo masculino como el sexo femenino demostraron una edad promedio similar de diagnóstico precoz basado en mAlb de 24 horas, el cual progresó a daño renal evidenciado por creatinina sérica. En cuanto a este aspecto, también se observó una ligera prevalencia en el sexo masculino respecto al sexo femenino.

Por otra parte, se estimó que el tiempo de progresión a daño renal evidenciado por pruebas de laboratorio, desde la determinación de diagnóstico precoz, fue en promedio de 2,27 años (DE= 0,88).


Discusión

Los datos del estudio descriptivo indican que 1246 usuarios cumplieron con los criterios de inclusión; empero, se debe tener en cuenta la variabilidad debida a los factores preanáliticos que conllevan las determinaciones en orina de tiempo controlado. En estas determinaciones, los usuarios deben colaborar y seguir una serie de instrucciones que, en algunas ocasiones, no se cumplen y generan resultados que no correlacionan con el estado clínico real de los usuarios. Otras condiciones como deshidratación y ejercicio físico intenso también generan resultados no representativos de mAlb (García et al., 2012).

En lo que respecta a la incidencia de progresión a daño renal evidenciado en el laboratorio, en la población estudiada, el 9,3 % es similar a la incidencia del 13 % obtenida en la población estudiada por Heras et al. (2013). En la presente investigación, el seguimiento se realizó hasta el año 2018; probablemente, la incidencia reflejaría un aumento si el seguimiento se hubiese llevado a cabo por más tiempo.

Un factor relevante fue la edad, pues los usuarios mayores a 60 años mostraron predilección a desarrollar daño renal evidenciado en creatinina sérica, posterior a la determinación de diagnóstico precoz. En la población estudiada, la edad promedio es 67,80 (DE= 11,53), obtenida para evolución a daño renal evidenciado en el laboratorio, la cual es ligeramente mayor que la edad promedio de 60,60 (DE= 14,30) reportada por De Francisco et al. (2007), y correlaciona con el factor de riesgo de edad mayor a 65 años establecido en la investigación de Heras et al. (2013). La media de edad para varones de la población estudiada es 67,68 (DE= 11,01), la cual es mayor respecto al promedio de 59,80 (DE= 13,8) reportado por De Francisco et al. (2007). En el caso de las mujeres, la edad promedio obtenida es 67,96 (DE= 12,01), la cual es mayor respecto al promedio de 61,10 (DE= 15,00) reportado De Francisco et al. (2007).

En cuanto a la prevalencia según sexo de la población estudiada, se obtuvo que el desarrollo de enfermedad renal evidenciada en el laboratorio es ligeramente mayor en varones que en mujeres. Las prevalencias obtenidas son similares, pero, a su vez, inversas a las reportadas por De Francisco et al. (2007), donde la población estudiada con enfermedad renal prevalece mayormente en mujeres, al igual que lo reportado en el estudio de Salvador-González et al. (2015) (Chatzikyrkou et al., 2017). Sin embargo, en la población costarricense estudiada por Rivera y Méndez, la prevalencia es mucho mayor en hombres que en mujeres (Rivera-Chavarría, 2016).

El tiempo de evolución obtenido desde la determinación de diagnóstico precoz hasta la detección de creatinina en suero que sugiere enfermedad renal de 2,27 años (DE= 0,88), es muy similar a los tres años reportados en la población estudiada por Heras et al. (2013).

El presente estudio deja en evidencia el valor predictivo para la enfermedad renal de la microabuminuria de 24 horas para una parte de la población estudiada. No obstante, la microalbuminuria de 24 horas, por sí sola, presenta una serie de limitaciones, por lo que es recomendable realizar otras determinaciones para complementar la detección precoz; por ejemplo, la relación albuminuria/creatinuria, como lo demuestran los estudios de Martínez-Martín et al. (2013), Verhave et al. (2004), Chatzikyrkou et al. (2017) y Fiseha (2015). Estos, por medio de los resultados obtenidos, reportan la utilidad clínica del biomarcador de mAlb para la detección precoz de enfermedad renal.


Limitaciones

Sesgos de información: Los resultados de mAlb de 24 horas dependen de la adecuada recolección de muestra por parte de los usuarios. Además, no todos los usuarios de quienes se recolectaron datos presentaron resultados de creatinina sérica en los tres años de seguimiento y algunos que pudieron haber sido incluidos, no presentaron registros de pruebas posteriores a la determinación de diagnóstico precoz.


Conclusiones

Se establece la edad como factor importante, debido a que los usuarios mayores a 60 años mostraron predilección a desarrollar daño renal evidenciado en creatinina sérica, posterior a la determinación de diagnóstico precoz.

La prevalencia según sexo en la población estudiada demostró que el desarrollo de enfermedad renal evidenciada en el laboratorio es ligeramente mayor en varones que en mujeres, y esta relación varía entre autores según la población analizada.

El tiempo de evolución obtenido desde la determinación de diagnóstico precoz hasta la detección de creatinina en suero que sugiere enfermedad renal es de 2,27 años (DE= 0,88). El presente estudio deja en evidencia el valor predictivo de la microalbuminuria en 9,3 % de la población estudiada para detectar tempranamente enfermedad renal, por lo que es relevante realizar otras determinaciones como la relación albuminuria/creatinuria para captar más posibles casos de enfermedad renal temprana.

La experiencia de los países desarrollados en la prevención primaria y secundaria de la ERC ha demostrado que la atención debe pasar del tratamiento de las etapas avanzadas al tratamiento de las etapas iniciales. La etapa temprana en la mayoría de los pacientes es asintomática y no diagnosticada; la detección solo puede lograrse mediante la búsqueda activa.


Referencias bibliográficas

Chatzikyrkou, C., Menne, J., Izzo, J., Viberti, G., Rabelink, T., Ruilope, L. M., Rump, C., Mertens, P. R. y Haller, H. (2017). Predictors for the development of microalbuminuria and interaction with renal function. J Hypertens, 35(12), 2501- 2509.

De Francisco, A. L. M. (2007). Servicio de Nefrología Hospital Universitario Valdecilla Santander JJ de la CD de MP y SP. Prevalencia de insuficiencia renal en Centros de Atención Primaria en España: Estudio EROCAP. Nefrología, 27(3), 300-312.

García, A., Mugueta, C., Rodríguez, F. y Gómez, R. (2012). Notas Preanalíticas. Publicación Semestral Grupo de Expertos en Fase Preanalítica, 1, 8.

Go, A. S., Chertow, G. M., Fan, D., McCulloch, C. E. y Hsu, C. (2004). Chronic Kidney Disease and the Risks of Death, Cardiovascular Events, and Hospitalization. The New England Journal of Medicine, 351(13), 1296-1305. https://doi.org/10.1056/NEJMoa041031

Heras, M., Heras, M., García, P. y Fernández, M. J. (2013). Evolución natural de la función renal en el anciano: análisis de factores de mal pronóstico asociados a la ERC. Nefrología, 33(4), 462-469.

Hernández-Rodríguez, A., Rodríguez-Constantín, A. y Rodríguez-Beyris, R. (2011). Enfermedad renal oculta en pacientes con diabetes mellitus. MEDISAN, 15(3), 293-299.

Kratz, A., Ferraro, M., Sluss, P. M. y Lewandrowski. K. B. (2004). Normal Reference Laboratory Values. The New England Journal of Medicine, 351(15), 1548-1563.

Labcore Área de Salud Coronado. (2019). Base de datos creatinuria y microalbuminuria del 2015 al 2018. Labcore, 1, 1-50.

Lin, J., Fernandez, H., Shashaty, M. G. S., Negoianu, D., Testani, J. M., Berns, J. S., Parikh, C. R. y Wilson, F. P. (2015). False-Positive Rate of AKI Using Consensus Creatinine– Based Criteria. Clinical Journal of the American Society of Nephrology, 10(10), 1723-1731.

Marín, R., Goicoechea, M. A., Gorostidi, M., Cases, A., Díez, J., Escolar, G., Fernández-Vega, F., Palomar, R., Rodrigo, E., Martínez, I. y Segura, J. (2006). Guía de la Sociedad Española de Nefrología sobre riñón y enfermedad cardiovascular. Nefrología, 26(1), 31-44.

Martínez-Martín, S. M., Del Río-Brito, S., Castañer- Moreno, J., Casamayor-Laime, Z. (2013). Valor de la microalbuminuria en la detección precoz de la enfermedad renal crónica. Revista Cubana de Medicina Militar, 42(1), 12-20.

Rivera-Chavarría, A. (2016). Mortalidad y egresos hospitalarios por enfermedad renal crónica compatibles con enfermedad crónica de causas no tradicionales, Costa Rica. Acta Médica Costarricense, 58, 11.

Salvador, B., Rodríguez, M., Ruipérez, L., Ferré, A., Cunillera, O. y Rodríguez, L. M. (2015). Enfermedad renal crónica en Atención Primaria: prevalencia y factores de riesgo asociados. Atención Primaria, 47(4), 236-245.

Song, J. S., Kim, S. I., Kim, W., Park, D. W., Kwak, H. J., Moon, J. Y., Kim, S. H., Kim, T. H., Sohn, J. W., Shin, D. H., Park, S. S. y Yoon, H. J. (2013). Incidence and Risk Factors of Contrast-Induced Nephropathy after Bronchial Arteriography or Bronchial Artery Embolization. Tuberculosis and Respiratory Diseases, 74(4), 163-168.

Tagle, R., González, F. y Acevedo, M. (2012). Microalbuminuria y excreción urinaria de albúmina en la práctica clínica. Revista Médica Chile, 140(6), 797-805.

Valdez, R., Wong, R., Flores, E., Basoni, A. E., Esquivel, C. G., González, L. A., Chávez, L. y López, J. L. (2010). Nefropatía por medio de contraste en angiografía cardiaca. Medicina Interna de México, 26(3), 226-236.

Viazzi, F., Leoncini, G., Conti, N., Tomolillo, C., Giachero, G., Vercelli, M., Deferrari, G. y Pontremoli, R. (2010). Microalbuminuria Is a Predictor of Chronic Renal Insufficiency in Patients without diabetes and with hypertension: the magic study. Clinical Journal of the American Society of Nephrology, 5(6), 1099-1106.

Wesseling, C., Crowe, J., Hogstedt, C., Jakobsson, K., Lucas, R. y Wegman, D. (2013). Mesoamerican nephropathy: report from the first international research workshop on men. Heredia, Costa Rica: SALTRA / IRET-UNA. http://repositorio.una.ac.cr/handle/11056/8584


Versión Impresa

Descargar PDF



Esta obra está bajo una licencia internacional Creative Commons: Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0)

Creative Coomons

Comments powered by CComment

La revista es una publicación cuatrimestral que circula en el primer mes de edición, que enlaza a todos los profesionales en ciencias de la salud del país y la región centroamericana, divulgando el quehacer científico e impulsando el conocimiento humano.

ISSN: 2215-5171

 

Contacto Crónicas Científicas

Creemos en la innovación que transforma las ideas en VIDA. Por ello ponemos a su servicio nuestros contactos para que podamos construir canales para comunicarnos en forma directa.

Escríbanos

Somos gente dedicada a la vida, nos esforzamos todos los días por cumplir con estándares nacionales e internacionales para garantizar los servicios médicos de calidad y nuestro compromiso con el ambiente.

Visite nuestro sitio web

 

Instituto Parauniversitario ASEMECO

El Instituto Parauniversitario ASEMECO es parte de la visión del Hospital Clínica Bíblica donde se destacan la enseñanza y la investigación médica, como elementos fundamentales para el bienestar social. Conozca la oferta académica.

Visite nuestro sitio web