Edición XII Mayo - Agosto 2019


Investigación

Vestibulectomía con láser de diodo, tratamiento de la vulvodinia localizada


Vestibulectomía con láser de diodo, tratamiento de la vulvodinia localizada


Dra. Belkys Gabriela Bastidas Lizcano
Médico general especialista en medicina estética y master en ginecología estética. Mérida, México.
Miembro del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica.
Costa Rica
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dr. Ronald Alberto Salazar Mora
Médico especialista en ginecología y obstetricia, máster en ginecología estética. Hospital Clínica Bíblica.
Miembro del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica.
Costa Rica
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Dra. Catalina Ramírez Montero
Médico general. San José, Costa Rica.
Miembro del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica.
Costa Rica
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Fecha de recepción: 20-01-2018
Fecha de aceptación: 09-03-2019


Resumen

El estudio tuvo como finalidad evaluar la eficacia de la vestibulectomía con láser diodo en el manejo de la vulvodinia localizada durante el período enero – junio 2017, en la localidad de San José de Costa Rica. Fue fundamentado en la teoría de la aplicación de tratamiento con láser diodo de 980 nw basadas en Dorros (1991), centrado a su vez dentro de la teoría clásica de Einstein (1917); y en su ponencia moderna de Bastidas Salazar (2017) sobre el uso del láser en cirugías del área ginecológica como la cesárea. Dicho estudio específicamente cubrió áreas de diseño, planificación y control de la metodología para el desarrollo de la técnica con el fin de cumplir con el objetivo principal de la investigación. La metodología ubicó la investigación como un estudio de tipo descriptivo explicativo retrospectivo con nivel cuasiexperimental mediante diseño de campo con apoyo documental, manejando una población y muestra intencional no probabilística de 110 pacientes diagnosticadas con la patología específica de vulvodinia localizada. El criterio de inclusión fue pacientes diagnosticadas con recomendación quirúrgica; no se demostraron antecedentes epidemiológicos de predisposición. El instrumento de recolección de datos que se utilizó fue el pretest y postest de 11 ítemes con preguntas cerradas de tipo policotómicas con 5 alternativas de respuesta, a la cual se llegó después de comprobar su validez, obteniendo un 0.70 de confiabilidad, siendo altamente confiable. Se concluye que existe la necesidad y se percibe como altamente positiva la posibilidad de tratamiento de la vulvodinia a través de la vestibulectomía con láser de diodo de 980 nw, siendo una de las recomendaciones el uso de la técnica como una alternativa novedosa, de bajo costo, nivel de recuperación óptimo en tiempo corto y de amplios beneficios para el entorno de la paciente. Por lo que se evalúa como una opción factible y ampliamente beneficiosa.


Palabras claves

Vestibulectomía, láser diodo de 980 nw, vulvodinia

Abstract

The objective of the study was to evaluate the effectiveness of laser vestibulectomy in the management of vulvodynia located during the period January - June 2017, in the town of San José, Costa Rica. Based on the theory of the application of the treatment with laser diode of 980 nw based on Dorros (1991), centered in turn within the classical theory of Einstein (1917); in his modern speech Bastidas Salazar (2017) on: use of the laser in surgeries of the gynecological area such as cesarean section; this study covered areas of design, planning and control of the methodology for the development of the technique in order to fulfill the main objective of the research; the research work method is based on a retrospective explanatory descriptive study with a quasi-experimental level using field design with documentary support, managing a population and intentional non-probabilistic sample of 110 patients diagnosed with the specific pathology of localized vulvodynia. No epidemiological predisposition history was demonstrated. The data collection instrument that is used to test and publish the 11 items with closed questions of polycotomic type with 5 response alternatives in which it went after having been qualified, obtaining a 0.70 reliability, being highly reliable; concluding that there is a need and the possibility of treating vulvodynia through the 980 nw diode laser vestibulectomy is perceived as highly positive; as a novel alternative, a low cost, an optimal level of recovery in the short time and the wide benefits for the environment of the patient. Therefore, it is evaluated as a feasible and widely beneficial option.


Keywords

Vestibulectomy, laser diode of 980 nw, vulvodynia.


Introducción

La práctica ginecológica ha experimentado importantes avances durante la última década, especialmente en el análisis, diagnóstico y tratamiento de algunos padecimientos crónicos, encontrando afecciones menos frecuentes como la vulvodinia que aquejan a un porcentaje significativo de pacientes, quienes acuden a consulta en espera de alternativas que sugieran una mejora contundente de sus relaciones sexuales y por ende en su calidad de vida; pues se debe señalar la importancia del vínculo psicológico y físico inadecuado entre el dolor coital y su asociación con el placer y la satisfacción.

Es así como la etiología de la vulvodinia la describe como un síndrome multifactorial complejo, a menudo descrito como un dolor quemante, o de carne viva, que sucede en la ausencia de hallazgos visibles o un trastorno neurológico determinado identificable clínicamente (Matzumura-Kasano et al, 2018). “No debe ser asociada a infección (como la candidiasis o el herpes), ni inflamación (como el liquen plano), ni para una enfermedad neurológica específica (como la compresión de un nervio espinal)” (Gómez & Gaitán, 2007, p 223-224). La vulvodinia fue descrita por primera vez en 1889, como una "excesiva sensibilidad vulvar" (Haefner, 2007). En 1976, los miembros de la Sociedad Internacional para el Estudio de la Vulvodinia o International Society for the Study of Vulvovaginal Disease (ISSVD) reconocieron el dolor vulvar como una entidad única y la llamaron síndrome de ardor vulvar (burning vulvar syndrome) (Haefner, 2007).

Sin embargo, fue en 1983 que la ISSVD utiliza el término de vulvodinia (Gómez & Gaitán, 2007). En 1985, fue clasificada en dos tipos: la disestesia vulvar y la vestibulitis, según el lugar que afecta. En 1999, se utiliza el término vestibulodinia (Gómez & Gaitán, 2007). Durante el 2003, nuevamente se revisa el término y la ISSVD decide usar genéricamente el nombre de vulvodinia, que se utiliza hasta hoy (Haefner, 2007). Esta se clasifica en generalizada o localizada, y según la presencia o ausencia de estímulos para el dolor; representando entonces un reto a la medicina contemporánea, estimándose su prevalencia en un 15% de las pacientes que asistieron a consulta del especialista ginecológico durante el año 2014 en los Estados Unidos (OMS, 2016).

Latinoamérica experimenta esta realidad. En el “Informe para las mejoras de la educación y salud”, se proporcionan estadísticas de mujeres que no tienen satisfacción con su vida sexual por no sentirse cómodas, las cuales engrosan las estadísticas de pacientes con algún tipo de patología asociada al dolor al coito, incomodidad y dolor severo constante en el área vulvar, lo que corresponde directamente a la etiología de vulvodinia, en sus variantes y con sus particularidades (UNESCO, 2017).

Cabe señalar que la vulvodinia ha constituido un factor de preocupación para el profesional de Ginecología al momento de tratarlo, buscando una alternativa que mejore hasta erradicar el padecimiento (Haefner, 2007). Por ende, la ventaja de la nueva terminología es que incluye todos los tipos de SIL vulvar, proporcionando una solución a las preocupaciones en relación con la aplicación de LAST a la lesión vulvar, y está de acuerdo con la clasificación de la Organización Mundial de la Salud, así como la última, creando unidad entre clínicos y patólogos, algo que en síntesis abre un compás de posibilidades en la comprensión de la enfermedad. (OMS, 2016).

Constituye un estigma asociado con frecuencia a trastornos neurológicos; en consecuencia, aumenta la carga social psicológica y física. Una de las consecuencias más perjudiciales de la estigmatización es que los individuos afectados o aquellos responsables de su cuidado no buscan tratamiento, con la esperanza de evitar consecuencias sociales negativas del diagnóstico. Este fenómeno se ve exacerbado en la vulvodinia al involucrar la genitalidad de la mujer. A esto se le suma que los tratamientos reportados en la bibliografía actual no han demostrado mejoría significativa del dolor, aumentando la frustración del paciente y terapeuta.

Sin duda entonces, constituye un abordaje terapéutico complejo, que ha propuesto desde botox, fármacos que incluyen antidepresivos, inhibidores de serotonina-norepinefrina, anticonvulsivos u opioides, pues actúan como bloqueadores del dolor; medicamentos tópicos, como cremas hormonales, anestésicos o formulaciones compuestas que reducen la molestia generada por la hipersensibilidad; cirugía, los procedimientos quirúrgicos como extirpar el área hiperalgésica de la piel en pacientes con vulvodinia localizada (Gómez & Gaitán, 2007). Incluso, la biorretroalimentación vaginal y la terapia de comportamiento cognitivo reducen el dolor; asimismo, el cambio de alimentación, cuidando una dieta balanceada y el consumo de agua para una efectiva hidratación; además de un aseo genital adecuado a los requerimientos de cada paciente y las opciones cosméticas que ofrece el mercado.

Como respuesta a ello, la investigación explora opciones de tratamiento de bajo costo y mejor respuesta terapéutica, lo cual es una necesidad prioritaria, manejando alternativas innovadoras indoloras, mínimamente invasivas y sin efectos secundarios, por lo que la terapia y los resultados con este tratamiento deben ser ampliamente descritos. Al estructurar los objetivos de investigación, el general fue evaluar la eficacia de la vestibulectomía con láser diodo en el tratamiento de la vulvodinia localizada, a través de los objetivos específicos, al priorizar describir las características clínicas de la vulvodinia localizada en pacientes atendidas en consulta privada. Luego, indicar los métodos de protocolo de aplicación de láser de diodo en el manejo de la vulvodinia localizada en dichas pacientes, para establecer la evolución de las características clínicas de la vulvodinia localizada en un lapso de cuatro semanas de tratamiento, a fin de determinar el manejo de la patología por medio de la aplicación de un cuestionario de satisfacción sexual.

Se debe justificar el estudio por el impacto de esta patología en el desarrollo de las actividades habituales de las pacientes, dado que su espectro es amplio y de variación no controlable, por lo que limita el libre desenvolvimiento, además de la regularidad de relaciones sexuales que pudieran mantener dichas pacientes afectadas por la vulvodinia localizada desde su menor nivel de cronicidad.

De acuerdo a lo citado anteriormente, los requerimientos en el tratamiento de esta enfermedad demandan tecnología o un conjunto de instrumentos, recursos técnicos o procedimientos empleados en un determinado campo o sector que mejore tiempos, técnicas y resultados. Con respecto a esto, se debe acudir al láser, que desde el año 1991 ha formado parte insustituible del desarrollo de la ciencia médica.

No existen en Centroamérica datos estadísticos precisos sobre su frecuencia a pesar de ser un motivo muy frecuente de consulta ginecológica; se desconocen los factores de riesgo y hasta el momento no existe prueba significativa de causalidad o de mejoría. Las mujeres típicamente tienen dolor en el coito (dispareunia). La mayoría de las mujeres refiere que cualquier toque o presión en la vulva, incluyendo ropas apretadas, lavado, inserción de tampones y actividad sexual, produce dolor. Algunas mujeres tienen dolor solo con el tacto, mientras que otras tienen dolor que solo empeora con el tacto, y algunas pacientes tienen dolor que es completamente independiente del tacto o la presión. El dolor varía desde un dolor leve y molesto hasta un dolor intenso que impide las actividades de la vida diaria, como el ejercicio, la actividad sexual y a veces incluso sentarse. Todo este cuadro clínico altera de manera importante la calidad de vida de las pacientes con una alta tendencia a la depresión y ansiedad.

A partir de esto, la situación actual propone actuar en función de mejorar la calidad de vida en pacientes con un padecimiento específico, esto a través de alternativas quirúrgicas como la vestibulectomía, usualmente aplicable a la vulvodinia cuando este dolor o ardor continuo en la vulva, de tres meses como mínimo, indican la alternativa quirúrgica en mujeres que no presentan lesión visible que explique estos síntomas y que no está asociado a cualquier otra patología ginecológica como procesos infecciosos o lesiones. Hasta ahora, los tratamientos aplicados no han tenido éxito pues no contrarrestan el dolor, lo que los hace poco o nada efectivos ya que de ellos depende directamente la comodidad de la paciente en sus relaciones sexuales y por ende su calidad de vida, lo cual hace relevante el problema de investigación.

Se pretende que la paciente que padece vulvodinia logre un tratamiento eficaz que sea de amplio espectro, mínimamente invasivo, de aplicación sencilla como la vestibulectomía con la finalidad de desempeñar actividades normales durante el tiempo de tratamiento y con resultados positivos. La propuesta de la utilización del láser de diodo es una alternativa que cubre todas las posibilidades anteriores con un nivel de efectividad cuantificable y calidad comprobada, por lo que puede representar un método de tratamiento viable y sostenible en tiempo, costos, mantenimiento, manejo y perfeccionamiento de la técnica. Además, se destaca la sencillez en la utilización y aplicación de tratamiento, lo que sin duda representa un gran avance en materia de ciencia para el profesional del área.


Objetivo general

Evaluar la eficacia de la vestibulectomía con láser de diodo para el manejo alternativo de la vulvodinia localizada para la mejora de relaciones sexuales y por ende de calidad de vida de las pacientes.


Objetivos específicos

  • Describir las características clínicas de la vulvodinia localizada en pacientes atendidas en consulta privada.
  • Establecer la evolución en el tratamiento de las características clínicas de la vulvodinia localizada.
  • Determinar el manejo de la vulvodinia localizada mediante la vestibulectomía con láser de diodo.

Fisiopatología

En Centroamérica, se ha estimado que la prevalencia de la vulvodinia con las características típicas del dolor neuropático (Matzumura-Kasano et al, 2018), llega al 15%. En el 2003, se publicaron los resultados de un estudio en 4915 mujeres; el 14% contestaron haber tenido dolor vulvar al contacto, por lo menos en los tres meses previos. El dolor fue disminuyendo al incrementarse la edad, pero la frecuencia fue similar en todos los grupos de población por edades.

Por otra parte, se ha informado de una similar prevalencia en mujeres blancas y negras, pero las mujeres hispanas tenían 70% más probabilidad de experimentar dolor crónico vulvar. Cerca del 40% de mujeres eligen no buscar tratamiento y el 60% visitó 3 o más médicos. Los autores concluyeron que por lo menos 14 millones de mujeres en Centroamérica con proyección al Caribe y Suramérica podían haber experimentado dolor vulvar crónico en cualquier momento de su vida (Bachmann, 2007).

La vulvodinia se clasifica en vulvodinia disestesia, que afecta a mujeres de edad avanzada y los síntomas se localizan en el introito vaginal, extendiéndose, a veces, hacia los labios mayores y menores, así como hacia la zona anal; y la vestibulitis vulvar, que afecta a mujeres jóvenes y se caracteriza por la dispareunia, el aumento de sensibilidad vulvar y enrojecimiento de la zona.

 

Así, esta se ha clasificado en varios subconjuntos dependiendo de la localización del dolor y la presencia de dolor espontáneo (no provocado) frente a dolor solo al tacto o a los irritantes (provocado). La importancia de estos subconjuntos radica en la posibilidad de diferentes etiologías para diferentes patrones, estandarizar la terminología para que la investigación evalúe poblaciones similares, y el hecho de que el tratamiento quirúrgico solo es adecuado en formas muy localizadas de vulvodinia. La International Society for the Study Vulvovaginal Disease ha clarificado y redefinido la clasificación y la terminología del síndrome de dolor vulvar de la vulvodinia y sus subconjuntos (Matzumura- Kasano et al, 2018). Esta nueva clasificación divide las causas del dolor en las que están producidas por trastornos específicos y la vulvodinia, y subdivide la vulvodinia según la localización y la presencia o ausencia de dolor con el tacto, la fricción, la presión, la orina u otros estímulos habitualmente no dolorosos.

Cuadro 1. Clasificación de vulvodinia.

El diagnóstico de vulvodinia se puede realizar principalmente por la historia, y la mayoría de las mujeres que refiere ardor o irritación crónica en último término recibe un diagnóstico de vulvodinia. Sin embargo, para evitar pasar por alto a la paciente ocasional con una causa fácilmente corregible de dolor, se deben descartar estas enfermedades con una exploración física cuidadosa, cultivos vaginales habituales y una evaluación cuidadosa de la preparación en fresco de las secreciones vaginales para detectar tanto microorganismos, infecciones como inflamación. Puede ser más difícil descartar los síndromes de dolor neuropático, aunque la historia y exploración física que incluyen una exploración local habitualmente ayudan a identificar causas neurológicas específicas y definibles de dolor. Aun cuando se identifiquen y corrijan las alteraciones, con frecuencia se encuentra que factores como infección por C. albicans, dermatitis de contacto irritativa e inflamación vaginal leve son simplemente coincidentes y no causales.

Cuadro 2. Distribución de las edades de los pacientes involucrados durante el período de enero a junio del 2017.

No hay alteraciones de laboratorio importantes en las pacientes con vulvodinia, aunque los cultivos vaginales con frecuencia muestran infección o colonización trivial coincidente. La biopsia de la piel vulvar afectada típicamente muestra un infiltrado inflamatorio perivascular crónico leve o inespecífico, con frecuencia con acantosis e hiperqueratosis leves acompañantes. Con frecuencia, un factor importante que produce irritación vulvar son los múltiples tratamientos que se usan de forma empírica, como tratamientos tópicos para la infección y las enfermedades cutáneas, además de técnicas rigurosas de lavado y secado. Los tratamientos destructores de las verrugas y las neoplasias malignas a veces precipitan el dolor. Se muestra disminución de los receptores estrogénicos en la vulva de mujeres con vulvodinia, y la diferencia iatrogénica puede producir aumento de la densidad nerviosa local. Ante estos términos, se recomienda la cirugía como recurso una vez fracasadas todas las medicaciones y terapéuticas previas y en pacientes adecuadamente seleccionadas, es decir, la aplicación de la vestibulectomía. Las pacientes con vestibulodinia, es decir, dolor vulvar, que está limitado estrictamente al vestíbulo y que aparece principalmente con el tacto, habitualmente se benefician de la cirugía; pues, se ha demostrado que la vestibulectomίa produce una tasa de mejoría marcada o de curación de aproximadamente el 85% ‐ 93% en las pacientes que son candidatas a este tratamiento (Bachmann, 2017). Por ello, se recomienda en casos de dolor intratable la alternativa quirúrgica de la vestibulectomía (Kliethermes, 2014).

Se tomó como alternativa en el tratamiento de la vulvodinia la opción de vestibulectomía con láser.

El láser diodo recomendado por sus especificidades en la técnica requerida es el de baja potencia tipo semiconductor de 980 nw continuo de 300 mm a una potencia de 7 a 10 w de capacidad, por su adaptación a los requerimientos para dicho procedimiento.

Las recomendaciones prácticas al trabajar con un láser de baja potencia señalan que la dosimetría en la vestibulectomía con láser de diodo para tratamiento de vulvodinia localizada se debe realizar con dos tipos de emisión de energía luminosa: la continua y la pulsada, por lo que el cálculo de las dosificaciones variará de acuerdo al tipo de energía utilizada. Otro parámetro por tener en cuenta sería la potencia exacta de emisión que indica la energía que se entrega por segundos y está relacionada con el tipo de emisión y la potencia de salida del equipo. Su unidad de medida es el watt (W). Potencia (P) = Energía (E) x Tiempo (t). Por tanto, despejando la energía de la fórmula quedará: Energía (E) = Potencia (P) x Tiempo (t). Si el láser emite en régimen continuo, la energía solo será identificada por su potencia de emisión, mientras que en los de régimen pulsado se necesitarán otros parámetros para conocer cuanta energía se aporta por segundo: _ Potencia pico (Pp) _ Duración del impulso (tp) _ Frecuencia de emisión (f) Pm = Pp x tp x f. La eficacia terapéutica estará en dependencia de la cantidad de energía suministrada, del tipo empleado para ello, y por último, de la forma en que sea suministrada. Siempre es aconsejable reducir las superficies de aplicación, por lo que si la zona por irradiar es muy amplia, se debe realizar varios depósitos puntuales de energía a una distancia no mayor de los 2 o 3 cm para obtener la máxima eficiencia. El diámetro del haz (mm) superficie (cm²) 1 0.0078 cm² 1.5 0.0174 cm² 2 0.0314 cm² 3 0.073 cm². La densidad de energía (D.E) no es más que la relación existente entre la energía suministrada por un emisor láser y la superficie del spot primario de este, no del área total de tratamiento. Se expresa en julios/cm² (J/cm²). D.E (J/cm²) = P (W) x t (s) S (cm²) teniendo en cuenta que la D.E es la relación existente entre la energía suministrada por el equipo y la superficie donde se irradia. D.E. = E (Julios) S (cm²). Entonces, la densidad de energía (D.E) no será la incógnita matemática y si el tiempo durante el cual se deberá estar irradiando en cada una de las aplicaciones, por lo tanto, despejando el tiempo de la fórmula quedará: 21 t (s) = D.E. (J/cm²) x S (cm²) P (W). Para evitar el cálculo para cada dosis deseada, es sencillo establecer una tabla dosimétrica que relacione cada dosis con el tiempo necesario para obtenerla. Ej.: 2 J/cm² = 12 s. Por puntos. 3 J/cm² = 18 s. Por puntos. 4 J/cm² = 24 s. Por puntos. Generalmente los equipos existentes en el mercado mundial disponen del cálculo de la dosis de forma automática y el operador solo tiene que indicar la potencia de emisión y el tiempo de exposición, siendo el propio aparato el que calcula la dosis suministrada al paciente en cada aplicación. La elección de la dosis sugerida por utilizar variará de la experiencia individual de cada médico, aunque existen rangos de dosis muy variables con resultados aceptables publicados en la literatura internacional. En todo tratamiento después del diagnóstico adecuado se efectuará un plan dosificado.


Materiales y métodos

Ubicación del estudio

La presente investigación se realizó en la Clínica XXX, ubicada en la provincia de San José, Costa Rica. Los pacientes fueron atendidos por medio de consulta privada durante el periodo de enero a junio del 2017.

Selección de los pacientes

A cada paciente se le realizó una revisión de su historial clínico, donde se obtuvo datos generales y específicos, así como la verificación de las patologías de base, utilizándose como criterio de exclusión para la participación en la investigación, ya que otros factores como nivel económico, educativo, raza o paridad no demostraron ser un factor asociado a la patología.

Se seleccionaron pacientes que presentaron los siguientes síntomas: con sensaciones desagradables en vulva tales como dolor, prurito, dispareunia, sensación de ardor, hormigueo o quemazón igual o mayor a 3 meses, en quienes no se encuentra patología clínica evidente que la explique (pacientes diagnosticadas con vulvodinia), que consultaron o fueron referidas a consulta de Ginecología atendidas en consulta privada durante el periodo investigativo en la ciudad de San José de Costa Rica.

De los 110 pacientes que asistieron a la consulta, la totalidad cumplió con los síntomas que se mencionaron anteriormente, por lo que la muestra utilizada corresponde a población visitada durante el periodo de estudio. La distribución de las edades de la población utilizada para dicha investigación se puede ver en el cuadro 1. Cada paciente fue informada sobre el estudio y se le hizo firmar una hoja de consentimiento (Anexo B).

Diseño de la investigación

Para el tratamiento de la vulvodinia localizada, se utilizó el láser diodo de 980 nw continuo de 300 mm a una potencia de 7 a 10 w. A cada paciente se le realizó y evaluó durante dos sesiones aproximadamente, que constituyeron una prueba en busca de mejoras en el tratamiento, basado en los indicadores de dolor, aplicación y tiempo para su optimización.

Para evaluar la confiabilidad de la información, se realizó la aplicación de un pretest y postest de satisfacción sexual antes y después del tratamiento con láser diodo. Se tomaron las impresiones y opiniones de las pacientes con relación a sus encuentros sexuales, nivel de dolor y satisfacción comunicada de la pareja, todo ello captado a través de una escala de menor a mayor con cinco opciones de respuesta (politómica) (Gerber, Witkin & Stucki, 2008). Luego de las dos sesiones por paciente, aproximadamente, se aplicó el instrumento B (postest), teniendo el mismo contenido de preguntas que el primero o test A (pre test) para captar las impresiones de las pacientes en el desempeño de sus encuentros sexuales luego de recibir el tratamiento.

La investigación tuvo un tiempo aproximado de seis meses desde la presentación del proyecto hasta su ejecución discriminada.

El esquema de ejecución se dio de la siguiente manera: cuatro semanas para la introducción al tema, dos semanas para el diagnóstico, seis semanas de tratamiento, seis semanas para el análisis de los resultados y terapia de rehabilitación con dilatadores progresivos hasta penetración indolora y las conclusiones desde la segunda hasta la sexta semana.

Se contó con un presupuesto de aproximadamente cincuenta mil colones (CRC 50 000) para cubrir los siguientes aspectos: traslados, copias, papelería, investigaciones, gastos de tutoría, asesoría, secretaria, encuestadores, entre otros. Las sesiones de tratamiento de las 110 pacientes fueron gratuitas para las pacientes, teniendo un costo aproximado de quince mil colones (CRC 15 000) cada sesión, equivalente a ciento ochenta euros aproximadamente (€ 180) por sesión con tratamiento láser, además se tuvo el apoyo de tutores, asesores, secretarias, personal especializado y los recursos institucionales como servicios de biblioteca, asesorías metodológicas, técnicas de uso de láser, asistencia técnica, aparatología y consultorio médico.

Variables por evaluar

Las siguientes variables fueron evaluadas en una escala de satisfacción con cinco niveles (Ver Anexo A):

  • Iniciativa antes, durante y después del encuentro sexual.
  • Intensidad de su excitación sexual antes, durante y después del encuentro sexual.
  • Desinhibición y disponibilidad antes, durante y después del encuentro sexual.
  • Caricias preliminares.
  • Concentración antes, durante y después del encuentro sexual.
  • Penetración durante el encuentro sexual.
  • Sensación dolorosa durante el coito.
  • Nivel de satisfacción del acto durante el encuentro sexual.
  • Opinión de su pareja acerca del encuentro.
  • Satisfacción propia antes, durante y después del encuentro sexual.
  • Sensación promedio de encuentros semanales.
  • Análisis de la evaluación de la muestra consultada acerca del tratamiento de vestibulectomía con láser de diodo.

De acuerdo con los resultados obtenidos, estos fueron tabulados mediante estadística descriptiva, realizando para cada variable una tabla de distribución de sus frecuencias y sus respectivos gráficos (Mayol Barraco, 2004).


Resultados y discusión

A continuación, se muestran los resultados para cada variable evaluada según la escala de satisfacción antes, durante y después del encuentro sexual previa y posterior a la aplicación del tratamiento de la vulvodinia localizada para el total de pacientes de dicha investigación. Cabe señalar que el 95.1% de los pacientes recibieron dos sesiones de tratamiento con láser de diodo.

Iniciativa antes, durante y después del encuentro sexual

El cuadro siguiente muestra cómo el 76.9% de las pacientes consultadas coincidieron en que la iniciativa de sus encuentros íntimos son nada o poco satisfactorias antes de la aplicación del tratamiento en contraposición a su respuesta después de aplicado, la cual mostró que solo un 1.1% sostuvo que aun después de haber sido tratadas, aún la iniciativa es poco o nada satisfactoria. Por otra parte, se logra observar que el porcentaje de aquellas pacientes que dijeron tener encuentros de iniciativa satisfactorios (5.5%) se elevó a un 81.4% después del tratamiento.

Antes de aplicar el tratamiento, ninguna de las pacientes calificó la iniciativa como muy satisfactoria o extremadamente satisfactoria; mientras que después de aplicado el tratamiento con diodo láser se incrementó la iniciativa y su satisfacción en las pacientes, como se logra observar en la figura 1.

Figura 1. Datos de la escala de satisfacción sobre si experimenta la iniciativa antes, durante y después del encuentro sexual

Intensidad de su excitación sexual antes, durante y después del encuentro sexual

Se puede observar que existe una correspondencia inversamente proporcional de una con otra; esto se denota claramente en los porcentajes de respuesta (Cuadro 2), dado que un 78.9% opinaron que no es satisfactoria su intensidad de excitación antes del tratamiento, lo cual es revocado después del tratamiento por un 1.1% que ubica su intensidad de excitación de manera satisfactoria. Luego de la aplicación del tratamiento hubo un cambio muy positivo en la respuesta de las pacientes para esta variable, donde 104 de las pacientes mostraron estar de manera satisfactoria o muy satisfactoria.

En la siguiente figura, se logra observar cómo la tendencia de pacientes a mostrar su poca satisfacción para esta variable disminuye, a pesar de ser un valor bajo antes del test.

Figura 2. Datos de la escala de satisfacción sobre si experimenta la intensidad de su excitación sexual antes, durante y después del encuentro sexual.

Desinhibición y disponibilidad antes, durante y después del encuentro sexual

Luego de analizar los resultados, se notó claramente una tendencia marcada en la opción de desinhibición y disponibilidad, en la cual, la mayoría las pacientes manifestó que no están desinhibidas y poco dispuestas, confirmadas luego del tratamiento en un 77.6%, lo cual indica a la mayoría.

La siguiente figura nos muestra el cambio positivo, con un 22.3% de pacientes consultadas que manifiestan que ha sido satisfactoria la desinhibición y la disponibilidad después del tratamiento con láser de diodo; actuando de esta manera como un facilitador en el proceso de mejoramiento de dolor a través de la vestibulectomía y su rápida incorporación a las actividades rutinarias y su recuperación por medio del uso del láser.

Figura 3. Datos de la escala de satisfacción sobre si experimenta desinhibición y disponibilidad antes, durante y después del encuentro sexual.

Caricias preliminares

El cuadro 6 muestra una tendencia sostenida en la opción de respuesta nada satisfactoria en cuanto a las caricias preliminares por parte de las pacientes con un 80.4% del total consultado antes de la aplicación del tratamiento; seguido por un 18.2% del total que también opina que las caricias preliminares son poco satisfactorias para ellas.

La siguiente figura muestra una mejoría expresada por un 58.3%, que sí reitera su satisfacción luego de aplicado el tratamiento durante las dos sesiones; se debe notar la disminución en los niveles de insatisfacción que, aunque mantienen frecuencia, ven probable su total erradicación.

Figura 4. Datos de la escala de satisfacción sobre si experimenta las caricias preliminares.

Concentración antes, durante y después del encuentro sexual

Al analizar los datos, se pudo ver que un 92.3% de las pacientes consultadas tiene, durante sus encuentros sexuales, una concentración nada satisfactoria, lo cual representa a la mayoría casi absoluta; sin embargo, luego de haberse aplicado el tratamiento, solamente un 3.8% de las pacientes mantuvo esa satisfacción.

En la siguiente figura, se muestra un cambio en la respuesta de las pacientes. El 90% de ellas consideraron poco satisfactoria y un 5.2% satisfactoria su concentración antes, durante y después del encuentro sexual, lo cual muestra avances en la conducta de las pacientes hacia el encuentro sexual.

Figura 5. Datos de la escala de satisfacción sobre si experimenta concentración antes, durante y después del encuentro sexual.

Penetración durante el encuentro sexual

En relación con las respuestas, se pudo determinar que las pacientes antes, durante y después de la penetración, en su mayoría, antes y después del tratamiento de vestibulectomía con láser diodo manifestaron una disminución en los niveles de insatisfacción. Un 3.8% de las pacientes mantienen una percepción nada satisfactoria y un 11% manifestó poca satisfacción.

La siguiente figura muestra el repunte de satisfacción de un 3.8% a un 85.2%, experimentando un crecimiento en la alternativa de satisfacción después del tratamiento; lo cual funge como un dato importante de cambio pues la opción que señala “nada satisfactoria” disminuyó al mínimo, y la opción “satisfactoria” aumentó significativamente.

Figura 6. Datos de la escala de satisfacción sobre penetración durante el acto sexual.

Al analizar las opciones de respuesta sobre la sensación dolorosa durante el coito, se pudo observar que el 100% de las pacientes consultadas la consideró como nada satisfactoria. Luego de la aplicación del tratamiento durante las dos sesiones promedio, la percepción de las pacientes cambió, disminuyendo a un 11.5%.

La figura nos muestra cómo cambió la percepción de las pacientes de manera positiva, luego de haber sido sometidas al tratamiento, indicando una menor sensación del dolor durante el coito, donde un 88.3% de las pacientes mostraron resultados positivos.

Figura 7. Datos de la escala de satisfacción sobre sensación dolorosa durante el coito.

Nivel de satisfacción del acto durante el encuentro sexual

Al analizar las opciones de respuesta de satisfacción del acto, se pudo observar que el 100% de las pacientes evaluadas consideraron nada satisfactorio su nivel de satisfacción del acto sexual. Posterior a la aplicación del tratamiento, esta percepción disminuyó a un 46.1%

Existió un cambio positivo en la respuesta de satisfacción del acto, como se logra observar en la figura siguiente, donde un 34.6% de las pacientes opinaron que después del tratamiento es poco satisfactoria y en un 19.2% la califican como satisfactoria, lo que indica claramente un avance.

Figura 8. Datos de la escala de satisfacción sobre nivel de satisfacción del acto durante el encuentro sexual

Opinión de su pareja acerca del encuentro

Se pudo observar que el 100% de las pacientes consultadas consideraron que para su pareja el encuentro fue nada satisfactorio antes de la aplicación del tratamiento debido a la patología que mostraba cada una de ellas; luego, como se puede observar en el cuadro 11, esta percepción cambió, disminuyendo a un 40% después de la aplicación de tratamiento durante las dos sesiones promedio.

La figura 9 muestra el cambio de percepción de las pacientes luego de habérseles aplicado el tratamiento durante las dos sesiones promedio, reflejándose un cambio positivo en el nivel de satisfacción de la pareja. Vemos como de un 20% de las pacientes, sus parejas consideraron satisfactorio el encuentro.

Figura 9. Datos de la escala de satisfacción sobre nivel de satisfacción de su pareja acerca del encuentro

Satisfacción propia antes, durante y después del encuentro sexual

Luego de la aplicación del tratamiento durante las dos sesiones promedio, las pacientes cambiaron en un 100% su satisfacción propia de “nada satisfactorio” a niveles más positivos, manifestándose mayormente en un 92.1% la escala “satisfactorio”, reflejando que el tratamiento logra mejorar la condición evaluada.

Se puede ver la tendencia positiva que mostró la aplicación del tratamiento, donde antes de la aplicación de este, la mayoría de las escalas no tuvieron respuesta y luego del tratamiento aumentaron, distribuyéndose en tres escalas de satisfacción positivas.

Figura 10. Datos de la escala de satisfacción sobre satisfacción propia antes, durante y después del encuentro sexual.

Sensación promedio de encuentros semanales

Se pudo observar que el 100% de las pacientes consideraron nada satisfactorio su promedio de encuentros semanal. Posterior a la aplicación del tratamiento, hubo un cambio en la respuesta de las pacientes: disminuyó a un 15.3

La siguiente figura nos muestra el cambio de la satisfacción luego de la aplicación del tratamiento en las dos sesiones promedio, reflejándose un cambio positivo, pasando de un 100% de nada satisfactorio a distribuirse este porcentaje en otras tres categorías más positivas, lo que podría verse como un alza y claro signo de mejoramiento en la calidad de encuentros semanales con su pareja

Figura 11. Datos de la escala de satisfacción sobre sensación promedio de encuentros semanales.

Análisis de la evaluación de la muestra consultada acerca del tratamiento de vestibulectomía con láser de diodo.

Se les consultó a las 110 pacientes que, si después de la aplicación en la primera sesión del procedimiento quirúrgico de vestibulectomía, experimentó o requirió de los aspectos que se encuentran en el siguiente cuadro.

Existe una tendencia sostenida de apoyo a dicha opción terapéutica, con tendencias en unanimidad de extremos como se expresó con ausencia de reposos durante y después de la aplicación del tratamiento y por ende en la intencionalidad de recomendación de esta alternativa de tratamiento. Lo anterior se debe a que la aplicación del tratamiento se realiza de manera ambulatoria local y no amerita cuidados excesivos posteriores ni complementos de medicación tópica. En cuanto al dolor o molestias durante la aplicación, se debe tener en cuenta que es directamente comprensible que algunas pacientes puedan sentir dolor porque la patología sensibiliza los umbrales de tolerancia al dolor y cualquier molestia, por pequeña que pareciera, podría significar en algunos casos de extremo cuidado; por lo que por medio de este procedimiento sencillo, técnico y ambulatorio que puede realizarse en el consultorio con un mínimo porcentaje de complicaciones proporciona un alto nivel de satisfacción, impactando el entorno del paciente.


Conclusiones

Al indicar los métodos de aplicación de láser diodo en el manejo de la vulvodinia localizada por medio de la vestibulectomía, se encontró que dicho método representa una alternativa de tratamiento con bondades específicas, como la aplicación ambulatoria sin reposo posterior, lo cual representa practicidad y viabilidad en la comodidad de las pacientes al elegir una opción que pueda manejarse a la par de las actividades cotidianas de ellas y una técnica práctica y segura para el especialista.

Así, se pudo establecer en el procedimiento quirúrgico de vestibulectomía el láser de diodo como alternativa en el manejo de la vulvodinia localizada, por sus características prácticas, cómodas, higiénicas, de bajo costo y con un promedio de eficacia mejorable y ajustable por sesiones de acuerdo con la evaluación y evolución de las pacientes.

Figura 12. Evaluación de la muestra consultada acercca del tratamiento de vestibulectomía con láser de diodo.


Recomendaciones

Luego de valorar las estadísticas, se encontró un nivel de satisfacción en el encuentro íntimo de las parejas de casi un 90% con tendencia a la alza, esto en una sola sesión de tratamiento ambulatorio con uso de anestesia local; se hizo énfasis en la rehabilitación con dilatadores de diferentes calibres hasta el día 15. Al aplicar el cuestionario de satisfacción sexual nuevamente, se pudo observar la mejoría y las bondades del método, muy superiores a lo descrito farmacológicamente en la literatura y de uso. Por algún caso refractario, se realizó 4 meses después una sesión de refuerzo o retoque, con el cual la paciente logró reducir significativamente la molestia residual.

Para concluir la investigación al hacer la valoración del tratamiento, se debe tomar en consideración el comportamiento de las variables, haciendo énfasis en la sustentabilidad y progresión en el manejo de la técnica, la cual constituyó un elemento primordial de investigación y desarrollo; costos de equipos y manejo de aparatología, con lo que se abrió un campo de ejercicio en el aprendizaje y adiestramiento de las herramientas; tratamiento y manejo de las pacientes en estudio, las cuales fueron atendidas de manera planificada haciéndoles seguimiento, con el fin de conseguir los objetivos y propósitos; así mismo, el empleo de la técnica y su impacto en el desarrollo de la rehabilitación, reposo y tiempo de recuperación, y la incorporación a las actividades cotidianas y el impacto de los cambios en el entorno inmediato de pareja.

En este sentido, se concluyó que la técnica se muestra como una alternativa novedosa, de bajo costo, nivel de recuperación óptimo en tiempo corto y de amplios beneficios para el entorno de la paciente.


Referencias

Arnold, L., Bachmann, G. A., Rosen, R., et al. (2007) Assessment of vulvodynia symptoms in a sample of US women: a prevalence survey with a nested case control study. Am. J.Obstet. Gynecol, 196, 128el ‐128.e6.

Dorros, G. (1991) “Light amplification by stimulated emission of radiation” (Amplificación de luz por emisión estimulada de radiación). Futura Publishing Company 38(1), 37-62.

Frentzen, M., Koort, H. (1991). Estudios del haz de láser. Universidad de Harvard. Goetsch MF. Vulvar vestibulitis: prevalence and historic features in a general gynecologic practice population. Am J Obstet Gynecol, 164, 1609‐14.

Gerber, S.; Witkin, S.; Stucki, D. (2008). Caracterización Inmunológica y genética de mujeres con vulvodinia. SciELO Perú. 79 (1), 53-59.

Gómez Sánchez, I.; Gaitán Duarte, H. (2007). Vulvodinia: clasificación, etiología, diagnóstico y manejo. Revisión sistemática de la literatura. Artículo científico. Revista indexada tipo A. Universidad de Barcelona España. 58 (3), 222-231.

Gureje, O. et al. (1998). Persistent pain and well‐being: a Worth Health Organization study in primary care. JAMA, 280, 147‐151.

Haefner, H.K. (2007). Report of the International Society for the Study of Vulvovaginal Disease terminology and classification of vulvodynia. Low Genit Tract Dis. 11(1), 48-9.

Hurtado de Barrera, J. (2008). Metodología de la investigación. (5ta. ed.). Caracas, Venezuela: Ediciones Ciea Cypal.

Kaufman, R.H.; Faro, S.; Brown, D. (2005). Benign Diseases of the vulva and vagina. (5th edition). Elseiver Mosby. 58 (3), 118- 134

Kliethermes, M.D.; Mitul Shah MD.; Hoffstetter, M.D. (2014). Efecto de la vestibulectomía para vulvodinia intratable. Vancouver. Canadá..

Lavy, R.J.; Hynan, L.S.; Haley, R.W. (2007). Prevalence of vulvar pain in an urban, minority population. J. Reprod Med, 52, 59‐62.

Licon y la Concha. (2012). Láser como herramienta en la práctica de la odontología moderna. Trabajo presentado en la Facultad de Odontología de la Universidad César Vallejo para optar al grado de odontólogo. Lima, Perú.

Matzumura-Kasano, J.P. (2018). Vulvodinia: una puesta al día. SciELO, 79, 1025-5583.

Mayol‐Barracco, M. and Lynch, P.J. (2004). ISSVD terminology and classification of vulvodynia: a historical perspective. J. Reprod Med., 49, 772‐777.

Nieves, J. (2008). Caracterización óptica de la influencia de la irradiación láser sobre tejidos adiposos, mediante la difracción y esparcimiento de la luz. Universidad de Carabobo. Facultad Experimental de Ciencias y Tecnología. Departamento de Física. Laboratorio de espectroscopia óptica de superficies, Grupo de materiales y óptica.

Organización Mundial de la Salud. (2016). Trastornos neurológicos, desafíos para la salud pública. Cap. Dolor Neuropático, p.p. 112‐117.

Palella, L.; Martins, C. (2009). El proceso de investigación. (2ª. ed.). Caracas, Venezuela: Editorial Romor.

Sabino, C. (2002). Informe de investigación. Metodología básica. Caracas Venezuela: Editorial Episteme. ISBN: 980-07-8529-9.

UNESCO. Informe para las mejoras de la educación y salud, «What is a VCSEL | VCSEL». (2016). Recuperado de myvcsel. com. [Consulta 23 de mayo 2017].


Anexos

Anexo A.

Anexo B. Test de valoración en la actividad sexual.

Anexo C. Test de valoración en la actividad sexual.


Versión Impresa

Descargar PDF



Se prohibe la reproducción total o parcial sin la autorización expresa de sus directores.

Comments powered by CComment

La revista es una publicación cuatrimestral que circula en el primer mes de edición, que enlaza a todos los profesionales en ciencias de la salud del país y la región centroamericana, divulgando el quehacer científico e impulsando el conocimiento humano.

ISSN: 2215-5171

 

Contacto Crónicas Científicas

Creemos en la innovación que transforma las ideas en VIDA. Por ello ponemos a su servicio nuestros contactos para que podamos construir canales para comunicarnos en forma directa.

Escríbanos

Somos gente dedicada a la vida, nos esforzamos todos los días por cumplir con estándares nacionales e internacionales para garantizar los servicios médicos de calidad y nuestro compromiso con el ambiente.

Visite nuestro sitio web

 

Instituto Parauniversitario ASEMECO

El Instituto Parauniversitario ASEMECO es parte de la visión del Hospital Clínica Bíblica donde se destacan la enseñanza y la investigación médica, como elementos fundamentales para el bienestar social. Conozca la oferta académica.

Visite nuestro sitio web